Inicio


PARARSE A PENSAR


Éste pretende ser un espacio crítico que lleve a la reflexión y ayude en la percepción de la realidad, en la que una minoría, favorecida por sus propias reglas, decide sobre nuestras vidas.

Tratando de entender por qué, en contra de nuestra naturaleza social, normalizamos el individualismo egoísta yendo a nuestros asuntos particulares, en detrimento de nuestros verdaderos intereses colectivos.

Por qué no percibimos la lucha de clases en una sociedad clasista, y nos creemos el cuento de que el éxito es para quien lo merece y se lo trabaja, en un mundo en el que la brecha entre ricos y pobres cada vez es mayor.

Y en defensa de una medida económica, propuesta como un primer paso para recuperar la humanidad perdida, pero que de inmediato, nada más implantada, acabaría con la pobreza extrema y nos haría más libres, al no depender económicamente de nadie, ni de nada, y poder llevar una vida digna. Es el derecho a existir, un derecho garantizado en lo material, que nos permitiría decidir libremente sobre nuestras vidas y relaciones, dándonos el poder de negarnos a ser explotados. La Renta Básica, sin condiciones y universal.

La banca, corporaciones transnacionales y grandes fortunas dejarían de tener el poder que ahora poseen para someternos y controlarnos, por más dinero que posean, porque sin dependencia, sin necesidad económica, no puede haber explotación.

Tienen todo el poder que conocemos, el que intuimos y el que no podemos imaginar, para impedir que la Renta Básica sea una realidad algún día; sin embargo su mundo no da más de sí, motivo por el cual se hace ineludible que luchemos con todas nuestras capacidades por su implantación.


Entra en el menú "ADJUNTOS" para acceder a información de videos, audios y pdf relacionada con el menú principal.



PARARSE A PENSAR


Éste pretende ser un espacio crítico que lleve a la reflexión y ayude en la percepción de la realidad, en la que una minoría, favorecida por sus propias reglas, decide sobre nuestras vidas.

Tratando de entender por qué, en contra de nuestra naturaleza social, normalizamos el individualismo egoísta yendo a nuestros asuntos particulares, en detrimento de nuestros verdaderos intereses colectivos.

Por qué no percibimos la lucha de clases en una sociedad clasista, y nos creemos el cuento de que el éxito es para quien lo merece y se lo trabaja, en un mundo en el que la brecha entre ricos y pobres cada vez es mayor.

Y en defensa de una medida económica, propuesta como un primer paso para recuperar la humanidad perdida, pero que de inmediato, nada más implantada, acabaría con la pobreza extrema y nos haría más libres, al no depender económicamente de nadie, ni de nada, y poder llevar una vida digna. Es el derecho a existir, un derecho garantizado en lo material, que nos permitiría decidir libremente sobre nuestras vidas y relaciones, dándonos el poder de negarnos a ser explotados. La Renta Básica, sin condiciones y universal.

La banca, corporaciones transnacionales y grandes fortunas dejarían de tener el poder que ahora poseen para someternos y controlarnos, por más dinero que posean, porque sin dependencia, sin necesidad económica, no puede haber explotación.

Tienen todo el poder que conocemos, el que intuimos y el que no podemos imaginar, para impedir que la Renta Básica sea una realidad algún día; sin embargo su mundo no da más de sí, motivo por el cual se hace ineludible que luchemos con todas nuestras capacidades por su implantación.


Entra en el menú "ADJUNTOS" para acceder a información de videos, audios y pdf relacionada con el menú principal.



PARARSE A PENSAR


Éste pretende ser un espacio crítico que lleve a la reflexión y ayude en la percepción de la realidad, en la que una minoría, favorecida por sus propias reglas, decide sobre nuestras vidas.

Tratando de entender por qué, en contra de nuestra naturaleza social, normalizamos el individualismo egoísta yendo a nuestros asuntos particulares, en detrimento de nuestros verdaderos intereses colectivos.

Por qué no percibimos la lucha de clases en una sociedad clasista, y nos creemos el cuento de que el éxito es para quien lo merece y se lo trabaja, en un mundo en el que la brecha entre ricos y pobres cada vez es mayor.

Y en defensa de una medida económica, propuesta como un primer paso para recuperar la humanidad perdida, pero que de inmediato, nada más implantada, acabaría con la pobreza extrema y nos haría más libres, al no depender económicamente de nadie, ni de nada, y poder llevar una vida digna. Es el derecho a existir, un derecho garantizado en lo material, que nos permitiría decidir libremente sobre nuestras vidas y relaciones, dándonos el poder de negarnos a ser explotados. La Renta Básica, sin condiciones y universal.

La banca, corporaciones transnacionales y grandes fortunas dejarían de tener el poder que ahora poseen para someternos y controlarnos, por más dinero que posean, porque sin dependencia, sin necesidad económica, no puede haber explotación.

Tienen todo el poder que conocemos, el que intuimos y el que no podemos imaginar, para impedir que la Renta Básica sea una realidad algún día; sin embargo su mundo no da más de sí, motivo por el cual se hace ineludible que luchemos con todas nuestras capacidades por su implantación.


Entra en el menú "ADJUNTOS" para acceder a información de videos, audios y pdf relacionada con el menú principal.


Juanjo Administrator
Miembro del colectivo Renta Básica Fuenlabrada

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *