El origen de las especies, la teoría que sólo ha servido para justificar la desigualdad social

El capitalismo sustituyó al feudalismo, y fue posible porque el comercio experimentó un gran impulso al entrar en Europa inmensas cantidades de metales preciosos, procedentes del expolio producido en la conquista de las nuevas tierras, en las grandes expediciones de los siglos XV y XVI.

Mapa del Nuevo Mundo (1552)

Existe una estrecha relación entre el capitalismo inicial y el tráfico de esclavos, pues éste propició en gran medida su desarrollo como resultado de la acumulación de capital, tras el auge colonial producido a raíz del descubrimiento de América y el reparto de sus tierras entre las potencias europeas.

Condiciones de viaje de los esclavos africanos.

Aunque no fue hasta el siglo XIX con la Revolución Industrial que la producción cobró importancia y el trabajo asalariado fue la única forma de subsistencia, puesto que el trabajo artesano no pudo competir con la industria y supuso el fin de los gremios artesanos; y el campesinado, debido a la eliminación de las tierras comunales y la mecanización del campo, se vio en la obligación de migrar a las ciudades en busca de empleo, para trabajar hacinados en las fábricas en unas condiciones penosas.

Primera revolución industrial, desde la segunda mitad del siglo XVIII hasta la primera mitad del siglo XIX

Se impuso el pensamiento económico liberal, eliminando impedimentos jurídicos y políticos que limitaban el libre mercado o la libertad de precios y salarios, y triunfó la idea ligada al darwinismo de la supervivencia de los más aptos.

Página interior con el título de la edición de 1859

 Entre el darwinismo y las ideas de libre mercado de Adam Smith, considerado el padre de la economía liberal, hay un estrecho vínculo; el darwinismo establece una interpretación de la naturaleza desde los patrones liberales del sistema capitalista, y, a su vez, esta interpretación sirve para justificar y validar los principios de la economía liberal desde la ciencia, aunque sin ninguna base científica demostrada.

Retrato de Charles Darwin

En la elaboración de su libro "El origen de las especies" (en realidad su título completo es “Sobre el origen de las especies por medio de la selección natural o la conservación de las razas favorecidas en la lucha por la existencia”. Darwin se inspiró en el economista Thomas Robert Malthus, a favor de la eugenesia, discípulo de Adam Smith, y que consideraba que los pobres se reproducían en exceso, más allá de los límites de subsistencia, y propuso la hipótesis de que el mundo en un crecimiento desenfrenado y ante la escasez de alimentos estaría abocado a la pobreza, guerras, enfermedad y muerte, si no se ejercía un estricto control.

Retrato de Thomas Robert Malthus

Darwin extrajo la idea de la lucha por la supervivencia ante la escasez de alimentos, y que sólo los más aptos obtendrían el éxito reproductivo. Darwin también se fijó en el trabajo de selección artificial que los granjeros llevaban a cabo para obtener una mejora en el rendimiento del ganado y de las plantas, y trasladó estas ideas a la naturaleza para construir su teoría, aunque no incluyó el término evolución hasta la sexta edición, por recomendación de Huxley.

Retrato de Thomas Henry Huxley

Francis Galton, primo de Darwin, fue quien acuñó el término eugenesia (correcto o buen nacer) después de leer "El origen de las especies"; pensaba que los pobres lo eran por ser menos aptos o inferiores. Darwin, que también defendía la eugenesia y creía en la superioridad racial, consideraba que los obreros tenían una tendencia natural a la holgazanería, y proyectó estos prejuicios sociales en su percepción de cómo operaba la naturaleza.

Retrato de Francis Galton

El X Club fue un círculo social impulsado por Thomas Henry Huxley y Joseph Dalton Hooker, y del que también formó parte Herbert Spencer, todos ellos declarados eugenistas. Esta sociedad estuvo formada por nueve científicos y se creó con el fin de divulgar la teoría de la evolución darwinista y el liberalismo científico, llegando a ser muy influyente en su tiempo, y fundaron la revista Nature como arma propagandística de sus ideas.

John Davison Rockefeller

Grandes potentados como Rockefeller o Carnegie, y después sus correspondientes fundaciones, impulsaron y fomentaron la teoría de la evolución de Darwin, pues encontraron en la idea de la supervivencia de los más aptos la justificación moral y científica necesaria para sus actividades enfocadas en la eliminación de la competencia.

Andrew Carnegie

El Darwinismo nos presenta como verdad científica el prejuicio, o visión parcial, de que todos los seres vivos compiten entre sí de forma despiadada por la supervivencia, y la selección natural elige a los más aptos, al contar éstos con alguna ventaja respecto a los demás, ventaja que deviene de las mutaciones al azar que se dan en los genes (las mutaciones, en realidad, son nocivas y sólo de una forma muy marginal podrían llegar a producir algún efecto con un resultado ventajoso), y a lo largo del tiempo, de forma gradual, los seres vivos irían modificándose, variando, dando lugar a especies diferentes y terminando por establecer todas las formas de vida existentes.

Lucha por la existencia

Sin embargo, cuanto más se observa y se estudia la naturaleza más obvio parece que la evolución es un proceso de cooperación y no de competencia, que se da en poblaciones y no en individuos que transfieren a sus descendientes atributos o capacidades no presentes en los demás; que es un desarrollo de integración con el entorno natural y no de lucha contra él.

Los microorganismos del plancton se organizan entre sí en comunidades complejas

Es más, la vida propicia y mantiene las condiciones adecuadas para sí misma, transformando la biosfera y afectando a su entorno. Entre el entorno y la vida se da una interacción de transformación mutua.

La Tierra hace 2700 millones de años

Para comprender mejor esta relación entre la vida y su entorno retrocedamos en el tiempo. Hace 2700 millones de años la atmósfera de la Tierra era muy diferente a la actual, en las capas más bajas de la atmósfera apenas había oxígeno en estado libre, en cambio estaba lleno de gases de efecto invernadero como el dióxido de carbono y metano, que mantenían una temperatura lo suficientemente alta para evitar su congelación, puesto que hay pruebas de que el planeta no estuvo congelado durante ese tiempo, cuando sí sería de esperar porque el Sol era un 20% menos brillante que en la actualidad y la presión de la atmósfera más ligera *1. Aunque en las capas más altas de la atmósfera, a una altura de entre 75 y 90 kilómetros, sí había oxígeno, en unas concentraciones similares a las que se dan en la actualidad. *2

Ferroplasma

La vida pudo surgir muy poco después de la formación del planeta, que ocurrió hace unos 4.500 millones de años. En Canadá se han encontrado microfósiles de bacterias con una antigüedad comprendida entre 3.770 y 4.280 millones de años, y en Rusia ha encontrado una arqueobacteria (Ferroplasma Acidiphilum) que podría haber sido la primera bacteria que habitó el planeta, pues es capaz de vivir en ácido sulfúrico, muy similar a las condiciones extremas en los inicios del planeta Tierra, alimentándose del hierro de pirita, el cual oxida y lo hace soluble para incorporarlo a sus proteínas.

Cianobacterias

Entre las primeras bacterias fotosintéticas, hubo cianobacterias que comenzaron a emitir oxígeno a la atmósfera como producto de desecho, a partir de la energía solar y utilizando dióxido de carbono y agua. Esto debió empezar a suceder hace unos 2600 millones de años, antes los niveles de oxígeno eran muy bajos (el 1% del aire); pero no fue hasta hace unos 540 millones de años que los niveles de oxígeno no alcanzaron las concentraciones actuales, que fue cuando comenzaron a aparecer los seres vivos multicelulares complejos que requerían un mayor nivel de oxígeno. Fue hace unos 800 millones de años cuando las cianobacterias emisoras de oxígeno llegaron a extenderse por toda la masa oceánica, pudiendo fijar nitrógeno atmosférico (transformar el nitrógeno atmosférico en nitrógeno biodisponible) en suficiente cantidad como para alimentar el ciclo del nitrógeno en los mares, fertilizando así los océanos, y, dado que los seres vivos necesitamos el nitrógeno para construir nuestras moléculas complejas como el ADN y las proteínas de nuestro organismo, gracias a esa fertilización oceánica pudo darse la gran explosión de vida que supuso el Cámbrico.

Tierra bola de nieve

Con el aumento de los niveles de oxígeno, que comenzaron a ser notables a partir de hace 800 millones de años, se provocó la destrucción de los gases de efecto invernadero que permitían una temperatura cálida, de manera que el planeta se fue enfriando rápidamente hasta dar lugar al periodo de "bola de nieve", hace unos 750 millones de años, por el que la Tierra se congeló casi completamente durante un periodo de unos 200 millones de años, llevando a la vida al borde de su extinción. Pero el continuo movimiento de las placas tectónicas hizo que la actividad volcánica afectara globalmente al planeta emitiendo enormes cantidades de dióxido de carbono, lo que provocó un nuevo efecto invernadero que calentó el planeta.

Explosión cambrica

La gran diversidad de vida en el Cambrico

El fin de este periodo glacial dio lugar a la "explosión cámbrica", hace unos 540 millones de años, permitiendo la aparición de una enorme diversidad de vida.

Esto demuestra que la evolución de la vida tuvo una estrecha relación con la evolución del clima, hasta el punto de interferirse mutuamente de una forma decisiva; y también se constata cómo los microorganismos contribuyeron a hacer habitable este planeta, preparando el terreno para la aparición de la vida compleja.

Origen simbiogenético de algas y plantas. (Ca.garcia.s)

En este planeta no habría habido nada más que procariotas si no se hubiera dado un salto evolutivo extraordinario. Las células eucariotas (de las que estamos formados las algas, protozoos, hongos, plantas y animales) surgieron de procariotas por endosimbiosis, proceso por el cual células procariotas fueron incorporadas a otras (unas terminaron en el interior de otras sin llegar a ser digeridas), iniciando una estrecha relación de cooperación, dando lugar a un ser más complejo. Es un cambio evolutivo de una gran trascendencia, el paso de microorganismos unicelulares a multicelulares; y no, la selección de los más aptos no tuvo nada que ver en ello, ni las mutaciones al azar, que según el darwinismo es lo que produce evolución. El neodarwinismo ha tenido que asumir, debido a las evidencias, la importancia que la endosimbiosis tuvo en la evolución de la vida, pero lo considera un acontecimiento singular, como si fuese un suceso aparte, y que, una vez ocurrido éste, dicen, prosiguió sujeto ya a la selección natural para continuar con el proceso evolutivo que entienden como normal.

Sin embargo, a Lynn Margulis le costó publicar su tesis "endosimbiosis seriada" que fue rechazada hasta en quince ocasiones, para pasar a ser totalmente ignorada después de que lograse, por fin, su publicación. El neodarwinismo se resistió con todas sus fuerzas a aceptar esta teoría, llegando de explicar la evolución gradual de una procariota a una eucariota; hasta que los descubrimientos genéticos demostraron que Lynn Margulis tenía razón.

Margulis  

 

Mitocondria

 

 

 

 

 

Cloroplasto

De esta manera emergieron las mitocondrias, centrales de energía de las células que se encuentran en casi todas las células eucarióticas y más tarde, en una segunda etapa, se dio lugar a los cloroplastos, responsables de capturar la energía luminosa para hacer azúcares en la fotosíntesis, y se encuentran en plantas y algas.

Se ha descubierto gracias a la colaboración entre la Universidad Pompeu Fabra y la Universidad de California en San Diego que las bacterias pueden comunicarse entre ellas mediante señales eléctricas, de forma similar a como lo hacen las neuronas en el cerebro. Esto abre la posibilidad de llegar a entender cómo pudo originarse el sistema nervioso en los animales. En las colonias, cuando se alcanza un tamaño crítico, las bacterias de la periferia dejan de reproducirse para permitir un suministro suficiente de nutrientes a las células del centro, y llegan a este conocimiento gracias a la comunicación que mantienen mediante impulsos eléctricos. Estos microorganismos pueden generar resistencia ante agresiones sin necesidad de mutar, sólo con su capacidad de estar unidas. Las bacterias tienen comportamientos colectivos, como intercambiar nutrientes con células vecinas, moverse de forma coordinada con otras o incluso morir por el bien de la colonia.

Simbiosis entre bacterias y plantas

Los microorganismos son indispensables para mantener la fertilidad de la tierra. Las plantas crecen más y mejor estableciendo asociaciones simbióticas (de cooperación) con microorganismos, mejorando su capacidad de absorción del agua, de los nutrientes del suelo y siendo protegidas de plagas a cambio de compuestos nutritivos derivados del carbono y productos de la fotosíntesis.

Los seres vivos complejos somos auténticas comunidades de bacterias y virus. Nuestro cuerpo está compuesto por unos 37 billones de células humanas, pero tenemos unos 48 billones de bacterias, 60 billones de virus y varios millones de hongos, y nos ayudan en muchos procesos de nuestro metabolismo, degradando los alimentos, sintetizando vitaminas y protegiéndonos contra enfermedades, o segregando sustancias que protegen nuestra piel. Sin este microbioma humano no podríamos sobrevivir. Los niños recién nacidos que no tengan Lactobacillus y Bifidobacterium en su tracto intestinal no podrán digerir la leche y tendrán serios problemas para sobrevivir. La microbiología actual ha demostrado que el 99,999999999999% de los microorganismos son beneficiosos o no perjudiciales para la vida de los humanos.

Esta imagen de microscopio muestra algunas de las bacterias que habitan en la placa bacteriana de nuestras bocas

Se ha estimado que la cantidad de bacterias en todo el planeta es de cerca de un quintillón, un 1 seguido de 30 ceros, (como comparación, se calcula que en el universo hay unos 10 mil trillones de estrellas, un 1 seguido de veintidós ceros), su biomasa sería mayor que toda la vegetal de la Tierra.

En las aguas superficiales del mar hay unos 10.000 millones de virus por litro, manteniendo el equilibrio entre las diferentes especies que componen el plancton y, como consecuencia de ello, del resto de la cadena trófica. Pero también son responsables de la formación y movimiento de las nubes, al afectar al fitoplancton en la emisión de aerosoles de dispersión marina. Los aerosoles afectan a la formación de nubes y pueden influir sobre el clima a través de sus interacciones con la radiacción y las nubes.

Los datos de los estudios actuales indican que la mayor parte del genoma de todos los seres vivos es de origen viral.

Por todo ello es fácil concluir que las bacterias y los virus son fundamentales para la vida y su mantenimiento, y que la vida es más el resultado de la cooperación e interdependencia que de la competencia y la individualidad.

Líquenes

Los líquenes son asociaciones simbióticas entre un hongo y un alga. El hongo impide la deshidratación del alga y le proporciona una estructura sobre la que crecer, y el alga, a cambio, fabrica hidratos de carbono que el hongo puede utilizar como alimento. Al morir, los líquenes, forman el humus que prepara el suelo para la llegada de otros organismos vegetales. Algunos líquenes forman sustancias acidas que degradan las rocas contribuyendo también a la formación de suelo.

Qué pasaría si desaparecen las abejas

El pájaro que ayuda a las plantas a tener sexo

Las abejas y los colibríes han desarrollado una relación con las plantas en la cual el insecto o el ave se nutren del néctar de las flores y a cambio las polinizan al ir de una flor a otra. El 90% de los cultivos en todo el planeta dependen, en mayor o menor medida, de la polinización.

Las termitas y su simbiosis con los hipermastiginios

Hay una simbiosis que se establece entre un tipo de protozoo flagelado y las termitas. Los protozoos comparten características con los animales y con las plantas. Las termitas necesitan los protozoos para poder digerir la fibra de la madera y los protozoos necesitan el medio formado por el líquido del tubo digestivo de las termitas para poder sobrevivir. Ninguno de ellos lograría sobrevivir en ausencia del otro. Estas termitas no nacen con estos microorganismos en su interior, por lo que tienen que adquirirlos durante su vida. Las obreras que son las únicas que se alimentan por sí mismas, digieren y transfieren el alimento junto con los microorganismos al resto de la colonia.

Se calcula que el 90% de la madera muerta de los bosques en ecosistemas secos es digerida por las termitas, y en los bosques tropicales entre el 40% y 100%. Todo el material vegetal que consumen se convierte en toneladas de materia fecal de termitas, un material básico para la formación y mineralización del suelo. Además, las termitas subterráneas, así como las hormigas y lombrices, participan en la bioturbación, por la cual favorecen la porosidad de la tierra, su capacidad de infiltración, y la descomposición de la materia orgánica, con lo que aceleran el reciclaje de nutrientes. Las termitas desempeñan un importante papel frenando la expansión de los desiertos en tierras secas. Los montículos generados por algunas especies de termitas en tierras secas pueden hacer que estas zonas sean más resistentes al cambio climático, debido a que estos montículos almacenan una gran cantidad de nutrientes y humedad en su interior, y la vegetación crece más abundante a su alrededor frenando el proceso de desertización.

La devastación de los bosques por la acción humana ha contribuido a que algunas especies de termitas se hayan instalado en zonas urbanas. También, cuando son introducidas en otros entornos para los que no se encuentran bien equipadas para adaptarse a sus nuevos ambientes, buscan refugio en edificios o casas, causando graves daños.

Las hormigas que domestican plantas

Un estudio llevado a cabo por Guillaume Chomicki, investigador de la Universidad de Oxford, demuestra que la agricultura practicada por hormigas durante millones de años han cambiado la fisonomía de las plantas.

Las hormigas agrícolas depositan heces ricas en nitrógeno directamente dentro de las plantas, lo que las ha llevado a evolucionar en plantas de estructura ultra-absorbentes. Estas hormigas especializadas defecan exclusivamente en verrugas hiperabsortivas en las paredes dentro de la planta.

Es un tipo único de cultivo en el que las hormigas cultivan su alimento, pero también su hogar, porque las hormigas han perdido su capacidad de construcción de nidos, que tienen la mayoría de las hormigas que habitan en los árboles tropicales, y las plantas les proporcionan cavidades confeccionadas en las cuales las hormigas pueden anidar. Las plantas, que crecen en la superficie de los árboles, dependen de las hormigas para obtener nutrientes y defensa.

En las especies de plantas que no han sido cultivadas y que viven en las mismas selvas tropicales, las hormigas no muestran este comportamiento agrícola. Esta investigación muestra que las verrugas hiperabsortivas han evolucionado en plantas colonizadas por hormigas agrícolas.

Hormiga supersoldado

Un estudio liderado por Ehab Abouheif, de la Universidad McGill, en Montreal, Canadá, ha descubierto que la aplicación de una hormona en un momento específico en el desarrollo de las larvas de hormigas las puede convertir en supersoldados.

La colonia puede aumentar el número de hormigas gigantes muy rápidamente ante una amenaza, teniendo escasez de hormigas sodados, y, al revés, cuando hay demasiadas hormigas soldados, las hormigas generan una feromona inhibidora que impide el desarrollo de nuevas gigantes soldados.

Dentro de las colonias, la proporción entre hormigas soldado y obreras es estable, uno por cada nueve. Es la propia colonia la que regula este equilibrio, a través de un pequeño órgano, el disco imaginal de las alas, a partir del cual se forman las alas, en apariencia "inútil", ya que las hormigas soldado no vuelan; pero que es el encargado de regular el desarrollo de la larva hasta convertirla en una hormiga soldado gigante, al activarse por acción de las feromonas.

Una vez más es la acción o interacción colectiva, ante la presión del entorno, la que da con las soluciones adecuadas. Muy al contrario de la visión darwinista, individualista, competitiva, y contraria a la influencia del entorno, ya que los cambios vienen determinados por mutaciones al azar.

Pájaro carpintero Rufo

 El pájaro carpintero rufo se abstiene de comer hormigas a cambio de poder depositar sus huevos en el interior del nido de las hormigas acróbatas, construido en barro entre las ramas de los árboles, y lo vigila para evitar que ninguna otra ave pretenda alimentarse de estas hormigas y sus larvas.

Las cebras y avestruces se protegen mutuamente

Las cebras y los avestruces se protegen mutuamente de su depredador el león; de una parte, el avestruz tiene una vista excelente aunque un oído y olfato pésimos; por la otra parte, la cebra goza de un oído y olfato magníficos, pero su vista no es tan buena. En el momento que cualquiera de estas especies salga corriendo al intuir un peligro la otra también huirá a la carreara. De esta forma, al cooperar, aumentan sus posibilidades de anticiparse a su depredador y salir bien parados.

El porcentaje de éxito de los depredadores en sus cacerías es muy inferior, por lo general, al de fracasos; pero cuando lo hacen en grupo el porcentaje de éxito aumenta significativamente, como es el caso de los perros salvajes africanos (Licaón), considerados como los mejores cazadores del mundo.

Licaón

El éxito de caza llegar hasta el 80% de las veces que lo intentan

Forman manadas muy unidas de entre 2 a 27 individuos, y las nuevas manadas se forman cuando subgrupos dispersos de un sexo se encuentran con otro subgrupo del sexo contrario. Los individuos del mismo sexo están estrechamente relacionados, al contrario que con los miembros del sexo opuesto. Tienen un complejo sistema social de tipo matriarcal. Muy rara vez pueden llegar a ser violentos entre sí. Sólo el macho y la hembra dominantes son reproductivamente activos dentro del grupo. El éxito de caza puede llegar a ser de hasta el 80% de las veces que lo intentan, y distribuyen el alimento, regurgitándolo, entre quienes no han participado en la cacería, cachorros, madre, enfermos o heridos y ancianos; y a diferencia de otros animales, permiten que los carroñeros coman de sus presas. Aunque en la actualidad se encuentran en peligro de extinción, debido a que necesitan grandes extensiones para sus territorios de caza, y cada vez les quedan menos, y su promedio de vida en libertad es sólo de 4 años.

Murciélago vampiro

También se dan comportamientos altruistas, donde un animal alimenta a otro que no puede hacerlo, como en el caso de los murciélagos vampiro, que representan el 3% de los murciélagos y son los únicos que se alimentan de sangre. Estos no pueden sobrevivir más de dos días sin alimentarse, por lo que cuando alguno no lo consigue otros comparten el que han obtenido regurgitándolo, estableciendo así lazos sociales; aunque se ha observado que este comportamiento se da más en las hembras, ocho de cada diez veces; y cuando una madre muere sus crías son adoptadas por otras hembras de la familia.

El sistema escolar no sólo refleja las divisiones de la sociedad de clases: sistemáticamente las reproduce.

Hay un sinfín de ejemplos en los que los seres vivos establecen relaciones simbióticas o cooperan entre sí, sin embargo la idea que prevalece es la de una naturaleza competitiva y cruel, donde el egoísmo, la dominación o supremacía se imponen como ley natural.

Lo cierto es que toda la vida, desde sus formas más simples a las más complejas y sus entornos, conformando la biosfera, está organizada por complejísimas redes de relaciones que lo interconectan todo, ocasionando una interdependencia de todo ello entre sí, donde todos sus elementos son necesarios.        

Aunque en la naturaleza se dan casos de competencia y parasitismo, no definen el complejísimo entramado de relaciones entre los distintos organismos que conformamos la vida, y, desde luego, no producen evolución, porque la descendencia que dejan los machos vencedores en los enfrentamientos que dan acceso al apareamiento con las hembras, por ejemplo, resulta ser de idénticas características a sus progenitores; es decir, no surge un animal distinto, las crías de leones siguen siendo leones; ni siquiera superleones, o leones mejorados, cuando se supone, según el razonamiento darwinista, que son los mejor dotados genéticamente los que se reproducen transmitiendo a su descendencia esos genes más capacitados; pero no se está teniendo en cuenta a las hembras, dando a entender que la competencia entre machos es la que garantiza la calidad genética, ¿qué pasa con la genética de las hembras, no interviene en esa mejora o calidad?, sin embargo las hembras no compiten entre sí para aparearse con los machos. Lo que sucede es que sobreviven los ejemplares más sanos y con más vitalidad, tanto machos como hembras. La selección natural hace que sobrevivan quienes tienen más probabilidades de sobrevivir, la competencia no es determinante.

Gryllus campestris

Todos los machos dominantes terminan siendo derrotados, llegado su momento, por otros más jóvenes y con más vitalidad; pero, es que, además, resulta que no sólo se aparean los machos alfa, un estudio realizado por un equipo internacional de investigadores, sobre grillos campestres (Gryllus campestris) en su hábitat en Asturias, demuestra que los machos dominantes tuvieron menos apareamientos que los derrotados en más enfrentamientos, aunque el número de descendientes que dejaban fue el mismo. Las hembras que se aparean con más machos tienen más descendencia, lo cual revela que esta pauta constituye una conducta favorable para las hembras.

La berrea es la temporada de celo del ciervo

En la berrea, que es la temporada de celo del ciervo, los machos luchan por acceder a las hembras, y hay ciervos jóvenes, que todavía no están preparados para competir, que aprovechan que los adultos se afanan en estos enfrentamientos para aparearse, ellos, mientras tanto con las hembras. En los lugares en los que el número de hembras es muy superior al de machos la berrea es de baja intensidad, porque todos los machos encontrarán hembras para reproducirse, con lo que no se desarrollará tanta competencia entre ellos. Aunque desde la óptica darwinista se argumente que esto afecta gravemente al traspaso de una mejor genética a la descendencia (despreciando la genética de las hembras), poniendo en peligro de supervivencia a la población de esa zona; sin embargo, lo cierto es que lo único que, de verdad, pone en peligro de extinción a los ciervos en el mundo es la acción humana, sobreexplotando las zonas en las que viven, transformando su hábitat en terrenos planos para agricultura o para construir urbanizaciones, y a la caza.

Quedan menos de 25. 000 leones en África

Los prejuicios también nos llevan a creer que los depredadores son superiores a sus presas, o que sus vidas son mejores y admirables o deseables; consideramos al león el rey de la selva, por ejemplo, sin embargo su esperanza de vida no es mayor que la de muchas de sus presas, un león puede vivir unos 12 años (las hembras algo más), en cambio una cebra puede llegar a los 30 años; la gacela tiene un promedio de vida de 10 años; la esperanza de vida del oryx, otro tipo de antílope, es de 20 años; la de un ñu es también de 20 años. El 80% de los leones africanos mueren antes de cumplir los dos años, por inanición o cazados por leopardos, hienas, chacales o búfalos. Los leones pueden pasarse meses sin comer ya que el porcentaje de fracaso en los intentos de caza es mucho mayor que el de éxito y no siempre hay ocasiones de caza, por lo que la vida de un depredador como éste no es mejor, ni de privilegio, respecto a sus presas.

Los leones, en estos momentos, son una especie en peligro de extinción, hay la mitad de ejemplares que hace 25 años. Han desaparecido del 94 por ciento de su área de distribución histórica, que abarcó casi todo el continente africano. Quedan menos de 25. 000 leones en África.

En otro tipo de competencia, no reproductiva, entre distintas especies, o entre miembros de la misma especie, por un mismo recurso, lo que sucede es que a lo largo del tiempo da como resultado un incremento en la especialización, porque en la naturaleza se evita la competencia siempre que es posible, ya que es un derroche de energía que debilita a todas las partes implicadas y ninguna se beneficia.

Ocelote

Margay

Un ejemplo lo tenemos entre los ocelotes y los margays, dos especies de felinos que habitan los bosques tropicales, que por tamaño, hábitos nocturnos de caza y las presas de las que se alimentan, se podría esperar que entrasen en competencia directa, sin embargo no ocurre así, pues los margays trepan y cazan en los árboles, mientras que los ocelotes lo hacen en el suelo del bosque.

Por otro lado, si la evolución se ha dado de una forma lenta y gradual como dice el dawinismo, puesto que las mutaciones para que pudieran llegar a ser viables debieron ser pequeñas o incluso insignificantes, ¿por qué en el registro fósil no se ven esas innumerables formas de transición necesarias?, por el contrario, lo que indican los distintos descubrimientos fósiles es que las especies y grupos de especies aparecieron de forma súbita.

Hace unos 540 millones de años el Cámbrico, el primero de los seis períodos que conforman la era paleozoica, y que duró unas pocas decenas de millones de años, supuso un inmenso estallido de vida, dando lugar a la aparición de una gran diversidad de vida, donde surgieron casi todos los grupos de animales existentes en la actualidad, a partir de antecesores muy sencillos, pues en el precámbrico sólo había algas, protozoos y bacterias; y según la teoría de Darwin ese mundo precámbrico debería haber estado repleto de seres vivos intermedios, pero no es así.

No sólo los cambios evolutivos se dieron de una forma rápida, en vez de gradual como señala el darwinismo, sino que se dieron en las poblaciones y no en individuos aislados, lo que permitió que pudieran tener descendencia.

Además las novedades evolutivas debieron darse en la fase embrionaria con importantes cambios heredables, cambios de reorganización corporal que son los que suponen la verdadera evolución, lo que comporta el salto de pez a tetrápodo o de éste a ave, y no como consecuencia de la acumulación de pequeñas mutaciones en los genes, produciendo pequeños cambios y, a consecuencia de ello, con el paso del tiempo, dar lugar a distintas especies (especiación); por ejemplo, distintas especies de colibríes o de abejas, que no dejan de ser abejas o colibríes, pero no dan lugar a una verdadera evolución, como lo son los cambios de reorganización corporal ya mencionados.

La selección natural es incapaz de producir nuevas variantes evolutivas, porque todos los miembros, órganos y tejidos que conforman esos cambios evolutivos son necesarios, todos ellos juntos, para que sean funcionales y, por consiguiente, deben surgir de una vez y no poco a poco de forma gradual, por lo que no supondrían una ventaja, ni en términos adaptativos ni reproductivos, que pudiera seleccionarse. La selección natural puede mantener o eliminar las variantes ya existentes entre la población, a través de sus posibilidades adaptativas y reproductivas; pero no produce cambios evolutivos.

El darwinismo se fundamentó en falacias ideológicas, y a día de hoy, a la luz de los nuevos descubrimientos y estudios, en los que se ha revelado que bacterias, plantas y animales pueden transferir genes a otros organismos que no son de su descendencia, incluso pudiendo no ser ni de su misma especie (transferencia genética horizontal); que las experiencias que vivimos pueden marcar nuestro material genético, pudiendo llegar a transmitirse a generaciones futuras; que las células poseen endo-virus, que son el mecanismo mediante el cual los genes se mueven y copian dentro y fuera de los cromosomas en respuesta a cambios en el ambiente en el que vive la célula; que las bacterias se comunican entre sí y con otras especies de bacterias, pudiendo cambiar su comportamiento según el resultado de sus comunicaciones; las células madre, capaces de convertirse en cualquier tipo de célula dependiendo del entorno en el cual se desarrollan; que las células eucariotas (más evolucionadas y complejas), que son la base de las plantas y animales, se produjeron a partir de la unión simbiótica y cooperativa de células procariotas (más simples); la teoría Darwinista ha quedado tan tocada que hace aguas por todas partes, y resulta del todo innecesaria para explicar la evolución. Sin embargo, sigue siendo aceptada por la comunidad científica como cierta, a pesar de todas las rectificaciones que ha recibido y evidencias que ponen de manifiesto su desacierto.

Máximo Sandín

Y es así porque se comete el error de identificar la teoría de la evolución de Darwin con la evolución en sí, y, por lo tanto, negarla conlleva estar negando la propia evolución; lo que supondría, a la vez, defender el creacionismo, cuando, en realidad, lo que sucede es que no se ajusta a los hechos empíricos, y como no es cuestión de estar enmendándola indefinidamente, hasta el punto de que todas las correcciones que han sido admitidas estén en clara contradicción con la propia definición teórica, el sentido común nos indica que habría que ir hacia la elaboración de una nueva teoría que sí se ajuste a la realidad de los hechos, como propone Máximo Sandín (Licenciado en Ciencias Biológicas por la Universidad Complutense de Madrid y Doctor en Bioantropología por la Universidad Autónoma de Madrid, en la que ha ejercido su labor docente e investigadora desde 1977 hasta 2010). Esta idea errónea ha podido mantenerse en el tiempo porque quien tiene el control de la información puede llegar a controlar qué pensamos, y esta teoría se enseña en los libros de texto escolares, textos científicos, en los libros de divulgación científica, en documentales, reportajes y noticias periodísticas, cine, publicidad, etc, etc, etc.

Lámina de la exposición Evolución en clave de género Universidad de Zaragoza

En el Paleolítico, cuando la humanidad estaba formada por pequeños grupos de recolectores-cazadores, de unas 30 o 40 personas (las cuales mantenían relaciones con otros grupos del entorno para evitar la endogamia), se organizaba de una forma horizontal, cooperativa, solidaria e igualitaria y con una gran paridad entre sexos, ya que dependían de esa estrecha colaboración de todas y todos, en todo, para su propia supervivencia. No había jefes, ya que no era posible imponerse por la fuerza debido a esa interdependencia vital de todo el grupo entre sí, y que de no haberse dado una gran cohesión no habrían logrado sobrevivir. Pero sí había personas con un cierto grado de influencia, porque a quienes se preocupaban más por las necesidades del grupo o tenían alguna habilidad o conocimiento de utilidad para el colectivo se les tenía más en cuenta su opinión.

Esta etapa de la humanidad ha sido la más duradera, pues nuestra especie tiene una existencia de unos 200.000 años y no fue hasta hace unos 10.000 años que apareció la agricultura, y durante todo ese primer tiempo se vivió de la recolección, la caza y la pesca.

Por los estudios realizados a las tribus de cazadores-recolectores que hay en la actualidad y por los hallazgos arqueológicos realizados se sabe que los recolectores del paleolítico se cuidaban y protegían los unos a los otros.

Eran nómadas, que seguían a sus fuentes de alimento, y procuraban tener la máxima eficiencia posible, trabajando sólo lo necesario.

Cazadoras-recolectoras

Su dieta se basaba principalmente en los alimentos obtenidos en la recolección, tarea que recaería principalmente en las mujeres, pero en la que participaría todo el grupo cuando no se cazaba; la caza de aves y pequeños mamíferos era asumida tanto por hombres como por mujeres e, incluso, en las cacerías de grandes animales también participarían mujeres.

Se han encontrado figurillas y pinturas que representan a mujeres con arcos y flechas, y tumbas de mujeres acompañadas de ajuares de armas, arcos y flechas.

Hay autores que defienden la teoría de que fueron las mujeres las que dieron lugar a la agricultura, al ser ellas las que tenían un mayor conocimiento de las plantas al dedicarle más tiempo a la recolección.

La mayoría de estas pinturas fueron realizadas por mujeres

Pinturas rupestres encontradas en España y Francia, realizadas mediante la técnica de soplado, es decir, soplando pigmentos sobre la mano apoyada en la pared para dejar su silueta marcada en ella, han revelado que pudieron ser pintadas por mujeres, ya que hay un estudio que demuestra que hombres y mujeres tenemos distintas longitudes respecto a los dedos índice y corazón, que demostraría su autoría femenina.

Una pintura de una figura antropozoomorfa, con aspecto de estar embarazada, en la Cueva de Les Trois Frères, de una antigüedad de hace 16.000 años, podría representar a una mujer chamán. 

Estudios basados en grupos de cazadores-recolectores de la actualidad hacen pensar que las narraciones de historias pudieron haber sido fundamentales, en esos tiempos, en la organización de la conducta social humana al fomentar la cooperación en el grupo.

El desarrollo de la ganadería y la agricultura

Al desarrollarse la agricultura y la ganadería los grupos humanos se establecieron haciéndose sedentarios y lograron, invirtiendo mucho más tiempo y trabajando más, una mayor producción de alimentos, aunque a costa de una dieta más pobre en nutrientes y una drástica reducción en la variedad de alimentos. Con esta nueva forma de vida se desarrollaron nuevas enfermedades, debido al duro trabajo agrícola, estar en contacto permanente con los animales y darse un gran aumento de la población; también se tiene constancia, por los hallazgos arqueológicos, que hubo un incremento destacable de las caries y el desgaste dental, lo que es indicativo de desnutrición, ocasionando un descenso en la esperanza de vida. Esto parece indicar que cambiaron calidad por cantidad en los alimentos.

Es posible que el mito del paraíso perdido tenga su origen en el recuerdo colectivo de un tiempo en el que era posible recolectar de la naturaleza cuanto era necesario para el sustento, sin tener que trabajar la tierra para ello, y a partir de esa pérdida tuvieron que ganarse el pan con el sudor de su frente.

Cosecha de grano en el antiguo Egipto

Con la ganadería y la agricultura es probable que surgiera la división social del trabajo, y los excedentes de alimentos no perecederos que se podían guardar en graneros propiciaron que pudiese haber personas que se dedicasen a otras labores o funciones, como el ejército, para defender los excedentes de posibles robos y, a su vez, atacar a otras poblaciones más pequeñas, anexionándolas, con lo que lograban hacerse más poderosas; los chamanes dieron paso a una casta de sacerdotes, que conseguían justificar su potestad por la dependencia y necesidad que se tenía de una climatología favorable a los cultivos, haciendo de intermediarios con las fuerzas divinas; y aparecieron los jefes que llegaron a tener un poder absoluto.

Por lo tanto, no fue la escasez de alimento lo que nos llevó a una competición social desigual, sino los excedentes de alimentos, incitando a la codicia.

Júpiter y Tetis, por Jean Auguste Dominique Ingres (1811)

En este entorno surgió la noción de la propiedad privada, y, con ello, el deseo de pasarle a los hijos propios el rebaño o la tierra de cultivo, con lo que había que asegurarse que las mujeres fuesen fieles. Muy probablemente éste fue el inicio del patriarcado.   

La supuesta naturaleza egoísta, competitiva y supremacista de la humanidad es una falacia. Nos llevan engañando tanto tiempo que percibimos como cierto lo que no es sino una burda mentira. Es falso que los machos humanos, por naturaleza, traten de controlar el territorio, y las hembras humanas lleven en los genes seducir a los machos más fuertes y exitosos. La desigualdad social es consecuencia de una estructura social impuesta, no es un fenómeno enraizado en la naturaleza, ni la consecuencia social de la hipótesis darwinista. Lo que nos define como humanidad es nuestra gran capacidad para aprender, que nos determina hasta el punto de que somos lo que aprendemos, y en una sociedad capitalista, como la actual, lo que aprendemos es individualismo, egoísmo, desconfianza y competitividad.

“El capitalismo es un sistema devorador de personas e ideales”

En esta sociedad de mercado quienes controlan el dinero tienen el poder, y logran dirigirnos mansamente a través del consumismo, el ocio vacío, la información que nos administran y una situación laboral inestable, cuando ya nos han hecho dependientes del empleo. Sólo de esta forma se entiende que lleguemos a defender los intereses de las clases privilegiadas como si fuesen nuestros intereses, o que desconfiemos de nuestros iguales y confiemos en quienes nos explotan. Es necesario desaprender cuanto nos han instruido para beneficio de las clases dominantes y emprender una vía de conocimiento de nuestra naturaleza social solidaria, participante y cooperativa; recuperar el raciocinio de nuestros antepasados recolectores si queremos tener algún futuro.

La mejor foto de la Tierra

 


Fuente


Juanjo Administrator
Miembro del colectivo Renta Básica Fuenlabrada

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *